¿POR QUÉ NO ESTA FUNCIONANADO EL PARC – Procedimiento Acelerado de Refinanciación Concursal?

octubre 2020

Con fecha 11 de mayo de 2020 se publicó la norma que crea el PARC, con la finalidad de facilitar a las empresas afectadas por la COVID-19 la reprogramación de sus obligaciones, y evitar así el quiebre de la cadena de pagos.

Entró en vigencia el 8 de junio, tras publicarse su Reglamento mediante Decreto Supremo N° 102-2020-PCM.

Pueden acogerse al PARC las empresas que: i) estén clasificadas en el sistema financiero en la categoría de “Normal” o “Con Problemas Potenciales -CPP”, ii) no estén sometidas a un procedimiento concursal ordinario o preventivo, y iii) no se encuentren en algún supuesto de liquidación societaria o concursal.

Bajo el PARC, el deudor solicita la reprogramación de pago de la totalidad de sus obligaciones, mediante la presentación de un Plan de Refinanciación Empresarial (PRE), que debe someterse a la aprobación de la Junta de Acreedores, a realizarse de manera virtual.

La presentación del PRE se hace por vía electrónica a la Secretaría Técnica de la Comisión del INDECOPI, con copia a todos los acreedores reconocidos; destacando en este procedimiento que los créditos laborales y los derivados de una relación de consumo (créditos de proveedores) no son pasibles de reconocimiento por la Comisión, aunque su servicio debe estar incluido en el PRE, lo cual da celeridad al proceso.

A pesar del atractivo del PARC, como procedimiento administrativo electrónico, a la fecha sólo 7 empresas han presentado la solicitud de acogimiento, de las cuales 1 ha sido admitida, 1 está en calificación, 1 fue declarada improcedente y 4 inadmisibles.

Entre las razones que lo explican, podemos mencionar:

  • Las empresas clasificadas como “Normal” o ”CPP” en el sistema financiero, han podido arreglar su situación con sus acreedores sin tener que recurrir al PARC.
  • Las facilidades que dio la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) a los bancos, para la refinanciación de las acreencias a sus clientes, sin bajar su calificación crediticia.
  • El apoyo del Estado a través de REACTIVA.

Todo lo cual ha dado alivio transitorio a las empresas, cuyo desenvolvimiento, en lo que resta del año y buena parte del 2021, va a continuar adversamente impactado por la contracción de la actividad económica y caída de la demanda.

El PARC estará vigente hasta el 31 de diciembre de este año, y no hace sentido la prórroga de su vigencia.

En particular, si se toma en cuenta que fue concebido para aliviar un problema temporal de liquidez de las empresas, por la coyuntura de la COVID-19, pero el problema para muchas de ellas, por la contracción de la demanda y surgimiento de nuevos modelos de negocios, pasará de coyuntural a estructural, por lo que las solicitudes de reestructuración patrimonial, que en el PARC la hace el deudor, es más probable que provengan a futuro de los propios acreedores, en cuyo caso el procedimiento a utilizar será el ordinario.

Mariella Bazán, Ing. Industrial, MBA
Jonny Mayandía, Economista, MBA

¡Compártelo!