MARCO DE ANÁLISIS PARA LA FORMULACIÓN DE UN PLAN ESTRATÉGICO DE NEGOCIOS

noviembre 2020

En la administración financiera moderna, el concepto de Valor Económico Agregado –EVA por sus siglas en inglés, Economic Value Added– es el que permite vincular las estrategias empresariales y las finanzas corporativas.

Las inversiones son realizadas con base en estas estrategias, y están dirigidas a incrementar o agregar valor a la empresa; razón por la cual, todo Plan de Negocios debe tener una base sólida en una Estrategia de creación de valor, para el cliente y para la empresa.

Los elementos centrales de esa Estrategia, que abarca los ámbitos de productos, geográfico y empresarial, deberán estar contenidos en la definición que haga la empresa de su Misión; y será justamente la realización de esta Misión, a través de la ejecución de la Estrategia, lo que la conducirá en el tiempo al logro de su Visión, debiendo concebirse por ello el Plan de Negocios como la herramienta que dará soporte a la ejecución de la estrategia.

Esto nos lleva a un análisis estratégico del negocio, en un entorno que es cada vez más dinámico y competitivo, donde las empresas ya no sólo compiten contra otras empresas, sino también contra otras industrias, e inclusive, contra otros modelos de negocios disruptivos que pueden cambiar significativamente su posición en el mercado.

Esta característica de la economía de hoy, en que la competencia es global y puede aparecer desde cualquier lado, nos obliga, según Rita Günther, profesora en Columbia Business School, a repensar el proceso de estrategia tradicional, focalizado en el planeamiento riguroso y súper detallista, y pasar a un Modelo de Aprendizaje Estratégico, que deja de lado la orientación a la predicción típica del planeamiento para orientarse hacia el descubrimiento, tamizando el conocimiento y experiencia acumulada a la luz de las nuevas tendencias del mercado, a fin de:

• Descubrir y capturar oportunidades antes que otros,
• Generar y elegir la alternativa estratégica que permita aprovecharlas, y
• Alinear la organización para accionarla a la brevedad (ejecutar y experimentar) y empezar un nuevo ciclo para dar el siguiente paso antes que los demás.

El trabajo a realizar, para definir y poner en acción una Estrategia de creación de valor, puede esquematizarse de la siguiente manera:

Estrategia de creación de valor

Teniéndose claridad sobre la Misión, la Visión y los Valores de la organización, el análisis estratégico del negocio nos permitirá identificar los factores clave de éxito, los procesos clave, y las inversiones estratégicas necesarias para desarrollar esos procesos clave y lograr el posicionamiento de mercado que asegure el logro de las metas y objetivos estratégicos de la empresa.

Y sobre esta base, formular el Plan Estratégico de Negocios, cuyo foco central girará en torno a la Estrategia de creación de valor propuesta, y las diferentes tácticas operativas a ejecutar, para generar valor para el cliente y para los socios y colaboradores de la empresa.

Como se mencionó y se aprecia en la parte inferior del gráfico, el Plan Estratégico de Negocios se concibe como una herramienta de soporte al gerenciamiento de la Estrategia, por lo que debe incorporar, para la medición de resultados y facilitar el seguimiento de su ejecución, un modelo financiero y un tablero de control con los indicadores de gestión a ser monitoreados.

Jonny Mayandía
Economista, MBA

¡Compártelo!