IMPACTO DE LOS PRECIOS EN LA ESTRUCTURACIÓN FINANCIERA DE LAS EMPRESAS MINERAS

diciembre 2021

Por las características del negocio minero y el entorno específico de alto riesgo en que se desenvuelve, la supervivencia de la empresa minera dependerá en gran medida de la adopción de una estructura operacional y financiera congruente con el riesgo procedente del exterior.

  • Por el lado del activo, éstas deben articular una estructura lo más reducida posible en términos de activos fijos y lo más amplia posible en términos de capital de trabajo, con el objeto de preservar la supervivencia y el margen de maniobra de la empresa ante la volatilidad del valor de sus reservas de mineral.
  • Por el lado del pasivo, en consecuencia, la estructura financiera se deberá articular de modo de instrumentar un ratio de apalancamiento reducido a fin de amenguar el elevado riesgo externo y no hacer más vulnerable a la empresa.

Para comprobar esta apreciación “a priori” sobre la estructura de inversión y financiamiento que debería mostrar la empresa minera, en función de las características singulares de su actividad, se ha seleccionado una muestra de cuatro empresas cuya información financiera es pública.

  1. Compañía Minera Milpo S.A.A., productora de minerales polimetálicos.
  2. Volcan Compañía Minera S.A.A., productora de minerales polimetálicos.
  3. Southern Peru Copper Corporation (SPCC), productora de cobre.
  4. Compañía de Minas Buenaventura S.A.A., productora de metales preciosos.

Nos enfocaremos en el análisis de la estructura financiera de la capitalización e inversión permanente realizada por estas empresas en el periodo 2014-2015, refiriendo las fuentes de financiamiento utilizadas, y la compararemos con la estructura del periodo 2006-2007, de superiores cotizaciones de metales como el zinc, plomo y cobre, como se observa en el Anexo I, para ver el impacto de los precios en sus decisiones de estructuración financiera.

Conclusiones del análisis:

Por el lado de la estructuración del activo, el análisis realizado muestra lo siguiente:

  • En los casos de MILPO y VOLCAN (ver Anexos II y III), como era de esperar por las características del negocio minero, en el periodo de deterioro de precios el capital de trabajo incrementó significativamente su participación en la estructura financiera de la inversión permanente, de 9.1% en el 2007 a 36.4% en el 2015.

Asimismo, la caja en el caso de MILPO, y las cuentas por cobrar a relacionadas “fácilmente realizables” en el caso de VOLCAN, aumentaron sustancialmente su participación en la composición del activo corriente.

  • En los casos de SPCC y BUENAVENTURA, sin embargo, ocurrió exactamente lo contrario (ver Anexos IV y V). La explicación para SPCC es que se trata de una subsidiaria cuyo manejo financiero es monitoreado por su matriz, que le proporciona los recursos necesarios; y en el caso de BUENAVENTURA, debido a las fuertes inversiones que mantiene en otras compañías mineras, predomina el activo no corriente en la composición de la inversión permanente, minimizándose la participación del capital de trabajo en el periodo 2014-2015, que se hizo negativo en el último año por el mayor endeudamiento a corto plazo y las pérdidas que afectaron el patrimonio a consecuencia del deterioro de los precios.

Y por el lado de la estructuración del pasivo:

  • Un comportamiento menos conservador de MILPO y VOLCAN, paradójicamente en el periodo de deterioro de precios, elevándose la participación de la deuda en la capitalización de la empresa, de 4.5% a 35.6% en el caso de MILPO, y de 7.9% a 43% en el caso de VOLCAN.

Ambas empresas tuvieron que recurrir a un mayor endeudamiento para afrontar el crecimiento de sus operaciones en el periodo de análisis, vía adquisiciones y explotación de nuevos denuncios mineros; por otro lado, es razonable suponer una relativa menor aversión al riesgo, o mayor aceptación de éste, por tratarse de explotaciones mineras polimetálicas.

  • Por el contrario, en el caso de SPPC y BUENAVENTURA, productoras de cobre y metales preciosos, respectivamente, éstas se tornaron más conservadoras en el periodo de deterioro de precios, como era de presumir, elevándose la participación del patrimonio en la capitalización de la empresa, de 87.2% a 92.9% en el caso de SPCC, y de 86.9% a 97.9% en el caso de BUENAVENTURA.

En conclusión, el análisis realizado nos ha permitido validar, con algunas salvedades, nuestra apreciación “a priori” sobre la estrategia de estructuración financiera de la inversión y financiamiento de las empresas mineras, acorde con las características y riesgos del negocio.

Por el lado del activo, no obstante ser una actividad intensiva en capital, hay una participación importante del capital de trabajo en la estructura financiera de la inversión permanente (36.4% en promedio en los casos de MILPO y VOLCAN).  La excepción estuvo explicada por el carácter de empresa subsidiaria de SPCC, y por el mayor peso del activo no corriente en la composición de la inversión permanente de BUENAVENTURA.

Por el lado del pasivo, la aversión al riesgo se vio reflejada en la estructura financiera de la capitalización, con una deuda mínima y un patrimonio que tuvo una participación promedio de 95.4% en los casos de SPCC y BUENAVENTURA.  La excepción estuvo explicada por el ciclo de vida de MILPO y VOLCAN, que tomaron proporcionalmente más deuda para acelerar su crecimiento, la cual representó, en promedio, el 39.3% de su capitalización.

Jonny Mayandía Bellido
Economista, MBA

__________

ANEXO I

__________

ANEXO II

Estructura financiera de la inversión permanente y capitalización de MILPO (US$,000)

 

__________

ANEXO III

Estructura financiera de la inversión permanente y capitalización de VOLCAN (US$,000)

 

__________

ANEXO IV

Estructura financiera de la inversión permanente y capitalización de SPCC (US$,000)

 

__________

ANEXO V

Estructura financiera de la inversión permanente y capitalización de BUENAVENTURA (US$,000)

 

 

 

 

¡Compártelo!