Entendimiento de los drivers de rentabilidad y rol de las unidades de Tesorería y Logística

septiembre 2021

Un indicador financiero que nos muestra de manera simple los drivers o impulsores de rentabilidad es el Rendimiento Operativo de la Inversión (ROI = EBIT/AT promedio), que mide la rentabilidad operativa sobre la inversión realizada y tiene dos componentes importantes:

  • La eficiencia operativa, que mide la utilidad operativa sobre ventas, es decir, la utilidad antes de intereses e impuestos o EBIT (por sus siglas en inglés) con relación a las ventas (EBIT/Ventas), y
  • La rotación del activo o inversión (Ventas/AT promedio), que mide la capacidad de generación de ventas por cada sol invertido en promedio en un periodo determinado.

Como sabemos, la inversión permanente está compuesta por el activo fijo y el capital de trabajo estructural, que no es otra cosa que el capital que una empresa inmoviliza para atender su ciclo de caja.

El primer componente viene de alguna forma predeterminado por el tipo de industria, y forma parte del CAPEX o gastos de capital, siendo el segundo componente donde la gestión de las unidades de tesorería y logística es determinante del tamaño del monto inmovilizado.

La sumatoria del periodo medio de rotación de inventarios y el periodo medio de cobro a clientes, determina el tamaño “en días” del ciclo operativo, que multiplicado por el costo de operación de efectivo día, nos da el monto del capital de trabajo requerido por la empresa para atender su ciclo operativo.

Si a dicho monto se deduce el crédito de proveedores, resultante de multiplicar el costo día de bienes y servicios, por el periodo medio de pago a proveedores, se obtiene el monto inmovilizado por la empresa para atender su ciclo de caja.

En consecuencia, en la medida que seamos eficientes en la administración de los inventarios y las cuentas por cobrar, y negociemos plazos de pago favorables con los proveedores, podemos atenuar el crecimiento del capital de trabajo estructural que trae aparejado el crecimiento de las ventas.

Pero si somos ineficientes, las necesidades de capital de trabajo estructural de la empresa crecerán en mayor proporción que las ventas, afectando negativamente la rentabilidad sobre la inversión.

Rol de la Unidad de Tesorería:

La Unidad de Tesorería tiene la responsabilidad de velar por la fluidez y equilibrio financiero de la empresa.

Por el lado de la fluidez financiera, o función de liquidez, los procesos claves que debe manejar son:

  1. La cobranza a clientes, focalizando su esfuerzo, en coordinación con el área comercial, en acortar lo más posible el periodo de cobro.
  2. El pago a proveedores, buscando negociar con éstos, en coordinación con la unidad de logística, plazos de pago no menores al periodo medio de realización de la cobranza.
  3. El manejo fino del flujo de caja, para atender puntualmente las obligaciones contraídas y mantener el poder de compra del dinero de la empresa, rentabilizando los excedentes temporales de caja.

Por el lado del equilibrio financiero, o función de rentabilidad, le corresponde:

  1. El control de gastos de la empresa, a través de la administración del presupuesto, dando el ejemplo con un comportamiento austero en los gastos de la unidad.
  2. La optimización del ciclo de caja del negocio, a través de una eficiente gestión de cobranza y negociación de condiciones de pago favorables con proveedores, para minimizar el inmovilizado en capital de trabajo estructural.

En consecuencia, por el lado de la eficiencia operativa (EBIT/Ventas) la Unidad de Tesorería contribuye a rentabilizar la inversión a través del control del gasto, y por el lado de la rotación del activo o inversión (Ventas/AT promedio), a través de un manejo eficiente del ciclo de caja que permita que la inversión en capital de trabajo estructural crezca a un ritmo no mayor que las ventas.

Rol de la Unidad de Logística:

La Unidad de Logística es responsable de la administración de las compras de bienes y servicios, y del manejo de los almacenes de la empresa, cuya gestión debe garantizar el abastecimiento de los productos y suministros requeridos para el normal desenvolvimiento de las operaciones, en condiciones adecuadas de calidad y oportunidad.

Dos de las tareas más importantes de esta unidad, por su impacto en la liquidez y rentabilidad de la empresa, son las siguientes:

  1. Administrar eficientemente las existencias, lo cual implica optimizar el monto inmovilizado en éstas sin descuidar el mantenimiento de los stocks necesarios para evitar la pérdida de ventas por roturas de stock.
  2. Contribuir a la optimización del ciclo operativo del negocio, para minimizar el inmovilizado en capital de trabajo estructural, a través del acortamiento del periodo medio de rotación de existencias.

Por consiguiente, el aporte de la Unidad de Logística a la rentabilidad de la inversión viene por el lado de la rotación del activo o inversión (Ventas/AT promedio), a través de la optimización en el tamaño de las existencias y  su periodo medio de rotación, de modo que la inversión crezca a un ritmo no mayor que las ventas.

Jonny Mayandía Bellido
Economista, MBA

 

¡Compártelo!